Héctor Huerga | La calma antes de la tormenta
553
post-template-default,single,single-post,postid-553,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,boxed,qode-theme-ver-3.9,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Blog

La calma antes de la tormenta

  |   fotorelato   |   No comment


 
Título: Games (2007)

Lugar: Echmiadzin, Armenia

Foto de Maciej Dakowicz
 
 
Cuando vi esta fotografía por primera vez sonreí, fue una leve mueca de satisfacción. ¿A quién no le agrada ver una postal armónica donde mayores y niños componen una escena cotidiana en la calle, en tu calle, en cualquier calle del mundo?
 
A mi leve sonrisa le siguió una pequeña exaltación. Ese elemento central, sí, la pelota que flota en el centro de la fotografía cambió mi satisfacción por una inquietante duda. Y para intentar resolver esta duda volví a los detalles de la foto.
 
En el encuadre hay 10 personas, cuatro hombres mayores están pendientes del juego de mesa, dos más, sentados en la escalera, y que parecen haber estado pendientes del juego de pelota de un niño y una niña, otro de los mayores parece estar más pendiente de la última niña, la que está obviando toda la escena.
 
Ahora estaréis pensando la qué se habrá formado en esa calle un segundo después de la fotografía. Cabe pensar que la pelota vendría de la derecha a la suficiente velocidad como para pasar a centímetros por encima de la mesa de juego, esta sería la versión de los más optimistas.
 
Lo que invita a pensar el cuadro es que la pelota salió propulsada por la niña del fondo, deseosa de transformarse en la heroína que lleva impresa en su camiseta de tirantes para echarse a volar; que el niño no ha podido atajarla a tiempo, ni llevando a spiderman en su pecho; que los dos señores de la escalera estarán esperando a que impacte en la mesa para decir “te lo dije”; que el otro señor de la escalera seguirá sin inmutarse después del impacto, incluso si la que más se va a sorprender del desenlace sea la niña que está a su lado, por los gritos de los mayores, principalmente.
 
Una instantánea maravillosa por lo que regala a la imaginación, a pesar de que todo dependa de la dirección en la que vaya la pelota, es loable imaginar los escenarios de continuidad. Una bella pieza de arte atendiendo al criterio de misterio que conserva, y que Luis Buñuel siempre consideró relevante en cualquier obra de arte.
 
 

No Comments

Post A Comment